¡Hola exploradores!

El día de hoy conoceremos la ciudad de Petra, una verdadera maravilla arquitectónica del mundo antiguo, la cual se encuentra en Jordania en un estrecho desfiladero al este del valle de la Aravá que se extiende desde el mar Muerto hasta el Golfo de Aqaba. Esta impresionante obra es considerada como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO desde 1985, y el territorio que la rodea es un Parque Nacional arqueológico desde 1993.

Imagen en la que se puede apreciar la imponente fachada de Al-Khazneh. (Image by ZEBULON72 on Pixabay).

Esta ciudad se fundó hacia finales de siglo VIII a. C. por los edomitas, pero no fue hasta la ocupación de los árabes nabateos en el siglo VI a. C. que vivió su época de mayor prosperidad, gracias a su ubicación estratégica en la ruta de las caravanas en donde se transportaban incienso, especias y otros productos de lujo entre Egipto, Siria, Arabia y el sur del Mediterráneo. Hacia el siglo VI d. C., el cambio de las rutas comerciales y los terremotos sufridos, condujeron al abandono de la ciudad por sus habitantes. Cayó en el olvido hasta que en 1812 el lugar fue redescubierto para el mundo occidental por el explorador suizo Jean Louis Burckhardt.

Imagen panorámica en la que se puede apreciar la construcción de Al-Deir a la izquierda. (Image by wbztn1 on Pixabay)

El impacto que genera esta ciudad no solo radica en la belleza escénica del conjunto arquitectónico y natural, si no también en el hecho de que las edificaciones están directamente esculpidas en la roca, en donde los restos más célebres de la ciudad son los edificios conocidos como Al-Khazneh (el Tesoro) y Al-Deir (el Monasterio).

Actividades en la ciudad de Petra

La entrada a la ciudad se realiza a través de un estrecho cañón de un kilómetro de largo rodeado por acantilados, al final de este se vislumbrará la fachada de Al-Khazneh, la cual fue construida como tumba de un importante monarca nabateo, existen otras cientos de tumbas excavadas en la roca que lograron sobrevivir pese al terremoto, también hay un gran teatro construido por los nabateos. En el interior del sitio también se pueden encontrar el Museo arqueológico de Petra y el Museo nabateo de Petra.

Dentro del recinto no se permite el acceso a vehículos motorizados, para aquellos que no gustan de caminar pueden alquilar un caballo, y una vez dentro se puede recorrer el recinto en burro o en camello, en el lugar también se pueden encontrar varios artesanos de la ciudad de Wadi Musa que montan puestos para vender artesanía local, como cerámica y joyería, además de botellas de arena de colores de la zona.


0 commentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *